En Razer, nuestros mandos para juegos están fabricados para durar infinitas partidas.



Para garantizar una calidad uniforme, llevamos a cabo rigurosas pruebas de preproducción y embalaje. Esto los hace lo bastante resistentes como para soportar el desgaste cotidiano y a la vez ofrecerte la ventaja competitiva definitiva.

A continuación te contamos algunos de los exigentes ajustes de prueba a los que sometemos al mando Razer Wolverine Ultimate.

Pruebas de temperatura



Realizamos pruebas de estrés a temperaturas extremas para averiguar cómo reaccionan nuestros mandos en distintas situaciones.


Temperatura:
Desde -20 °C (-4 °F)
a 65 °C (149 °F).


Prueba de choque térmico:
Cambios de temperatura desde
-30 °C (-22 °F) a 65 °C (149 °F).


Prueba de longevidad:
Largos períodos de tiempo
a 45 °C (113 °F).

Pruebas mecánicas



Condensamos años de uso en 7 meses de pruebas: prensamos, doblamos y estiramos nuestros mandos hasta el límite.

Entre las pruebas se incluyen las siguientes:


Pruebas de caída


Pruebas de vibración


Accionamiento de los sticks analógicos


Rotación del joystick analógico


Impacto en los sticks analógicos


Pruebas de botón y gatillo


Retirada y fijación de los módulos de sticks y la cruceta


Doblado del cable


Estiramiento del cable


Pruebas de retorcimiento del cable


Desconexión del cable


Pruebas de la vida útil del motor de vibración

Pruebas estéticas



Exponemos a nuestros mandos a la fricción y al desgaste para probar la resistencia de los materiales y el revestimiento.


Prueba de abrasión:  Soportar la fricción de distintos objetos contra el cuerpo, el logotipo y los botones.


Sudor y pulverizador de bruma de sal: 
pulverización de solución de agua salada.

Pero eso no es todo. Como nos tomamos en serio la creación de un mando que aguante las competiciones, también ofrecemos una garantía total, comparada con la garantía estándar del sector de solo 3 meses. Adelante y a dominar. Te cubrimos las espaldas.

Offer is valid with a minimum purchase of US$99. Expires on .